La fiesta comenzó a las 22 y cerró a la medianoche con la entonación del Himno Nacional

Con una lluvia de papelitos celestes y blancos, y un ¡Viva la Patria!, San Isidro cerró anoche la Vigilia del 9 de Julio que desde las 22 convocó a muchísimos vecinos dispuestos a celebrar la fecha patria en comunidad. Una fiesta en su habitual sede, la plaza 9 de Julio, en Martínez, gratuita, con música en vivo y la organización conjunta de la Subsecretaría General de Cultura y la Dirección General de Ceremonial del Municipio de San Isidro.

“Estamos celebrando los 203 años de la Patria entre vecinos, amigos, familiares y representantes de distintas instituciones que hacen a nuestra comunidad. Nos une el amor por la República y el querer lo mejor para ella. Así también se construye la nacionalidad, apropiándonos y celebrando estas fechas patrias que nos deben unir en valores trascendentales”, expresó el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, a poco de concluida la fiesta.

Una plaza de celeste y blanco que recibió con fogones para calentarse en sus esquinas y chocolate caliente sin cargo ofrecido por grupos scouts del barrio. Y también hubo música en vivo con Ensalada de Covers que animó con un repertorio bailable (A rodar mi vida, La flor más bella, Popotitos, Vivo dando vueltas a tu alrededor y otros) y cumplió su cometido en el anfiteatro del remozado paseo público de Monseñor Larumbe y Necochea.

“Es una fecha para celebrar la Patria, pasarla bien en comunidad, y también para reflexionar sobre qué nos constituye como Nación, quiénes somos y, sobre todo, seguir tendiendo lazos sociales que nos permitan seguir construyendo un futuro cada día un poco mejor”, expresó anoche Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura de San Isidro.

Cerca de la medianoche, la Banda de Música de los Bomberos Voluntarios de San Isidro, con 25 integrantes dirigidos por Marcos Omar Ortega, interpretó algunas canciones patrias y, finalmente, el Himno Nacional, que fue entonado con fervor por un público familiar, autoridades municipales, delegaciones de fuerzas de seguridad, representantes del Centro de ex Combatientes de Malvinas locales y de la Iglesia, como el párroco de la Iglesia Santa Teresa del Niño Jesús, Marcelo Piris.

“Está genial la Vigilia. Tengo orgullo de celebrar a la Patria con todos mis vecinos”, aseguró Sofía Maunier (14), del grupo scout Padre Tissera, de Martínez, durante un alto en la entrega de chocolate caliente.

“Es muy lindo esperar esta fecha bailando, somos unos diez familiares. Chévere”, dijo el vecino de Acassuso Alexander Chávez (40), un colombiano que vive en el país desde hace una década y no paraba de mover la cintura al compás de La vida es un carnaval.

Otro que también bailó de lo lindo fue Adrián Pardo. Y lo hizo con su hija Milena (11). “Fuimos a cenar afuera y no teníamos pensado venir, porque los chicos se querían ir a dormir, pero cuando vieron la movida se arrepintieron. ¡Nos arrepentimos! Excelente todo, la organización, la seguridad, la limpieza”, expresó Adrián, junto a su esposa Verónica y sus hijos, Milena y Francisco (5), acerca de su primera vez en la Vigilia, conducida este año desde el micrófono por Jonathan Vidal.

Una noche fría que se calentó con chocolate al por mayor y fogones en las esquinas, pero también con el calor de los vecinos que bailaron, cantaron y al unísono, apenas llegado el 9 de Julio, se unieron en un sentido ¡Viva la Patria!

San Isidro, 9 de julio de 2019