Emplazado en una casona de estilo pompeyano (1790), de planta cuadrangular, con un amplio patio central y aljibe, al que convergen todas las habitaciones, esta institución conserva y exhibe un importante patrimonio histórico, arquitectónico, documental, bibliográfico, pictórico, ecológico y paisajístico.

Declarado Monumento Histórico Nacional en 1941, el museo lleva el nombre de uno de sus dueños más prominentes: el Brigadier General Juan Martín de Pueyrredón,  personaje fundamental en la historia argentina. En lo alto de las barrancas, que ofrecen una magnífica vista al río, el Pueyrredón abrió sus puertas en 1944 y alberga una destacada colección de documentos, pinturas y muebles de época, una sala de imágenes religiosas y una biblioteca con más de 4.700 ejemplares. Recorrer sus salas permite adentrarse en los convulsionados momentos de la Colonia y en los albores de la República, en la vida de Juan Martín de Pueyrredón, sobre todo en su importantísimo rol como uno de los principales mentores de la Independencia, y en las costumbres de aquel tiempo de la burguesía del Río de la Plata.

Sin embargo, más allá del peso de la historia que se respira en esta casona de paredes blancas, el Pueyrredón es un museo vivo, que permite repensar constantemente sus personajes y colecciones. Un museo colmado de experiencias para toda la familia, que ofrece una amplia de actividades, incluidos los más chicos que hasta allí se acercan para aprender la historia grande y la del pago chico, jugando e interactuando con una colección que sorprende con nuevas facetas, miradas e interpretaciones. Un museo que inspira e interpela. De eso se trata.

A tono con esta propuesta, uno de los grandes desafíos fue su puesta en valor (2007/2009), considerada una de las más relevantes y profundas realizadas en el país en los últimos tiempos y en la que se conjugó el compromiso del municipio con el de la Comisión Nacional de Museos y Monumentos Históricos. Un trabajo que comprendió lo edilicio, pero también la colección, integrada por más de 550 piezas, entre pinturas, miniaturas, muebles, textiles, imágenes religiosas de los siglos XVIII y XIX, y documentos en papel. Así, cada pieza fue fotografiada y descripta nuevamente por expertos en muebles, documentos, obras de arte e imágenes religiosas para confirmar o revocar su procedencia y valor, y hacer un diagnóstico de conservación y de necesidades de restauración. Las medidas de conservación comenzaron con la intervención de diez óleos de Prilidiano Pueyrredón (hijo de Juan Martín y uno de los principales artistas del Rio de la Plata). Siguió la restauraron todos los documentos en papel (cartas, mapas, documentos públicos, etc…) y la posterior guarda de las piezas en óptimas condiciones de conservación. En síntesis, toda la colección fue sometida a un nuevo registro, restaurada, catalogada y digitalizada.

Roberto Amigo y Patricio López Méndez, por su parte, fueron los encargados del nuevo guión y montaje de la institución. Una tarea que hoy permite conocer la historia de la casa y de sus habitantes a partir del lucimiento de cada una de las piezas debido a una puesta luminosa y contemporánea.

Patrimonio verde

Juan Martín de Pueyrredón, dueño de esta propiedad desde 1815, mientras ocupaba el cargo de Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, gozó como pocos de su paisaje natural, al cual añadió vivero, bulbos y plantas frutales, e intervino personalmente en el cuidado y la plantación de muchas especies. A su vez, le encomendó a Don Tomás Grigera, su agricultor, el más completo y destacado de su época, que le escribiera un Manual de Agricultura para su chacra, emplazada en el Pago del Monte Grande o Pago de la Costa, en lo que antiguamente se conocía como Bosque Alegre. Una gran extensión de tierra que abarcaba desde el río hasta el Camino del Fondo de la Legua y era atravesada por cuatro caminos: el llamado De las Chacras (desde 1899, avenida Manuel Aguirre; hoy Del Libertador), el Camino Real de San Fernando a Buenos Aires (la actual Avenida Santa Fe), el Camino del Medio (Avenida Fleming) y el de Afuera (hoy Diego Carman).

El Pueyrredón cuenta en la actualidad con un parque y una barranca que ameritan, por sí solos y más allá de la colección bajo techo, participar de algunas de sus visitas ecológicas. Una barranca que en 2009 fue declarada Parque Natural Municipal por Ordenanza Nº 8.461 con la meta de conservar una muestra del talar, formación arbórea en peligro de extinción en la provincia de Buenos Aires. Una destacada tarea de restauración ambiental que incluyó la remoción paulatina de especies exóticas y la plantación de especies típicas del talar de barranca, como algarrobo blanco, coronillo, tala (árbol que le da nombre a la formación por ser el más abundante), chañar y espinillo.

Un patrimonio verde también protegido por ordenanza, que en épocas de la puesta en valor del museo fue sometido a un exhaustivo relevamiento a cargo de Jorge Bayá Casal. Hoy, cinco ejemplares están declarados Monumento Natural Municipal por su alto valor histórico y natural, como el algarrobo que dio sombra al dueño de casa y a San Martín cuando se reunieron para idear la Campaña Libertadora, y el aguaribay plantado por Sarmiento en 1870, entre otros.

Un museo, varias facetas

Un museo histórico, pero también un museo de artes plásticas, con casi una veintena de obras de Prilidiano, cuyo atelier, en una de las habitaciones superiores, también está abierto al público. Un paseo estimulante para toda la familia, con actividades que proponen a los más chicos convertirse en detectives y bucear de un modo divertido en la colección; participar de juegos que remiten a los entretenimientos del siglo XIX; jornadas de literatura para redescubrir a Lucio V. Mansilla o Estanislao del Campo como autores del género de aventura o, simplemente, esconderse en el laberinto verde pegado a la casona. El Pueyrredón: una gran experiencia, un modo de estimular la inspiración y una forma de acercarse a la historia del siglo XIX desde una visión contemporánea.

 

DATOS ÚTILES
Rivera Indarte 48, Acassuso.

Martes y jueves, de 10 a 18.
Sábados y domingos, de 15 a 19.

Visita guiada 17.

Turnos para visitas guiadas escolares (todos los niveles)
De lunes a viernes, de 8 a 14.

4512-3129

mp@sanisidro.gov.ar

www.museopueyrredon.org.ar