Una veintena de alumnos de la Escuela Primaria N° 24, José Manuel de Estrada, participó el miércoles pasado de Colibrí, proceso de una escultura, que permite transitar la senda que Marcela Cabutti recorrió para arribar a Colibrí, la escultura emplazada en 2017 en la rotonda de Camino Real y Panamericana, frente al cementerio de Boulgone.

Organizada por la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro, la muestra, con ingreso gratuito, está montada en Central de Procesos (Libertador 16.208, San Isidro) y será durante estas vacaciones de invierno una excelente salida para compartir en familia.

La bienvenida la da un video en el que Cabutti narra cómo concretó la escultura encomendada por el área de Cultura local, que ya forma parte de la vida cotidiana de estos alumnos, ya que su escuela está en el populoso Barrio San Isidro, muy cerca de la obra.

“Es una salida que le propone a los chicos conocer, explorar y experimentar con las herramientas de la escultora, acercarse de un modo lúdico a sus motivaciones y encontrar respuestas al por qué eligió, en un trabajo conjunto con todos los actores del barrio, la figura del colibrí”, explicó Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura de San Isidro.

“El otro día le faltaba una luz, se había quemado”, comentó uno de los chicos sentado en el piso, con la mirada fija en el televisor y dando cuenta de cómo el barrio se había apropiado de ese colibrí succionando una flor de espinillo.

De allí, a la sala donde espera un colibrí de gran tamaño. Todo es oscuridad, salvo el ave, iluminada con luz negra. Todos la tocan y descubren que se trata de hilos encerados. Van del pico a la cola y juegan con la sombra proyectada sobre una de las paredes. Y de allí a las mesas de trabajo, donde leyendas y mitos nos hablan del colibrí como símbolo de los muertos queridos que regresan para decirnos que están bien. Hay marcadores, lápices, tijeras, gomas de pegar, cartones, un tablero con tarugos e hilos para tejer y curiosos dados para armar historias.

Todo incita y estimula la palabra escrita. Los chicos van y vienen de un panel a otro, donde se multiplican los mensajes. Los de ellos y los de otras escuelas. Pedidos, sueños y dibujos disparados por dispositivos que llevan a reflexionar jugando.

“Los chicos se entusiasmaron muchísimo con la idea de venir, porque conviven a diario con la escultura. Este año le daremos continuidad al proyecto Colibrí para afianzar la comunicación entre las familias, los docentes y los chicos”, adelantó Liliana Tacchetti, directora de la escuela, que acompañó a los chicos de 5° grado C, turno tarde, junto con la docente Flavia Grilla.

Iniciativas que ahora florecen fuera de la gestión cultural municipal y dan cuenta de que el colibrí desplegó las alas, intensas, veloces, solidarias.

Para agendar: Marcela Cabutti los estará esperando el ​lunes 16, el miércoles 18 y el lunes 23, a las  15.30, para dibujar, hacer tramas y volúmenes, usar luz negra y lanas flúo, y mucho más. Y el miércoles 25, en el mismo horario, su compañera Fabiana di Luca, en Palabras Espaciales, los invitará a dejar sus historias en dibujos y palabras.

+ La muestra estará abierta hasta el 30 de julio, de lunes a viernes, de 9 a 18, y los sábados, de 14 a 18. Para niñas y niños, desde los 4 años. Informes, 4512-3213 y centraldeprocesos@sanisidro.gov.ar