El festival es organizado por la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro. Entrada gratis

Arte terminado y colgado, en proceso y de todos, cincuenta talleres abiertos de par en par, excelentes anfitriones, charlas distendidas y muchísimo público, de todas las edades, dando vueltas, viendo y haciendo arte. Sí, ocurrió este fin de semana y fue Puertas Adentro, el festival de la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro con acceso gratuito que este año tuvo al juego como excusa perfecta para ser parte y compartir.

“Un festival que este año se extendió a casi todas las localidades del municipio, con muchas familias, talleres y espacios abiertos a cientos de personas sin ningún tipo de incidente, toda una alegría y ejemplo”, expresó Gustavo Posse, intendente de San Isidro, en el taller de María Iturralde, en Diego Palma 772, donde ella y otras artistas exhibían obra, al tiempo que Teresita Iturralde compartía budines con la platea infantil sentada en el jardín que acababa de escuchar su recital.

“Este año sumamos a las Casas de la Cultura y a dos de nuestros museos, y conservamos la magia del festival. Gente que recorre talleres con curiosidad y admiración, que descubre que al lado de su casa vive un artista que los está esperando y entabla una conversación directa para saber cómo trabajan, su técnica y visión de la vida, y nuevos públicos, sobre todo los más chicos, que son parte central de nuestra estrategia de gestión”, dijo ayer Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura del municipio, durante su recorrida por los talleres.

Todas las disciplinas, más de 250 artistas, mucha actividad hacia adentro, pero también en las veredas, charlas programadas y músicos en vivo formaron parte del festival, con anfitriones que en muchos casos esperaron a la visita con cosas ricas para compartir.

“Mucha gente y muy interesada. Los hago pasar a mi taller para que vean la prensa y mis estímulos que me sirven de disparadores para mi obra, los hilos y pequeñas cosas que voy recolectando en la naturaleza”, comentó Ana Paredes en su casa de Beccar.

“Hermoso y emotivo, mis felicitaciones a San Isidro por esta movida”, expresó Belén Santillán, de Tigre, en el living de la artista Inés Rey (Av. Márquez 981), devenido en escenario de una performance con actores, telas colgando, pinturas y textos inspirados en América, y video de Calle 13.

Un Puertas Adentro de 13 a 19, que sigue sumando públicos, con un mapa que este año incorporó a Boulogne, Villa Adelina y el Alto de Acassuso, y con dos sponsors, Pizzini y Atelier, para que nada falte sobre las mesas de los talleres a la hora de sentarse a producir.

“Vino un montón de gente, vecinos que no sabían que acá vivía un artista, se sentaron a matear y prometieron volver”, sostuvo Valeria D’Antonio, pareja de Tatu Daels, cuyas figuras femeninas de gran porte no pasaban inadvertidas en su jardín de Echeverría 691, Acassuso. “La copa de un tilo, música de Ramón Ayala, lucesitas de colores, arte, amigos, ¿qué más? Es genial”, dijo él, en su primer Puertas Adentro.

Y de Central de Procesos, en Libertador 16.208, donde Oficina de entrenamiento de objetos vagos permitió observar, dibujar y crear historias con objetos del destacado artista contemporáneo Sebastián Gordín, al Museo Pueyrredón (Rivera Indarte 48, Acassuso), donde la instalación Portal espectral, de Fausto Amadeo, invitó a todos a redescubrir la naturaleza autóctona de su barranca a través de un mágico portal de espejos móviles.

Del otro lado de la Panamericana, otro espacio municipal, el Museo del Juguete, que debutó en Puertas del mejor modo y con el barrilete como estandarte. Allí, en General Lamadrid 197, Boulogne, hubo talleres de armado y una exhibición de piezas a cargo de BaToCo (Barriletes a toda costa). Luego, en el contiguo Campo Municipal de Deportes N°3, la remontada.

“Hermoso, hace más de 25 años que no hacía esto, pero ahora lo comparto con mi familia”, dijo Carlos Cantore, de Villa Adelina, mientras su hijo de cuatro años se negaba a soltar el piolín.

“Una fiesta, realmente, con más de 650 personas en el museo y 150 barriletes remontados”, expresó Cecilia Pitrola, directora de la institución, entre muchísimas familias que jugaban con la mirada en un cielo azul, salpicado con pintitas de todas las formas y colores.

San Isidro, 13 de mayo de 2019