Organiza la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro, con entrada gratuita 

Para jugar, reflexionar, establecer relaciones, pensar y pensarnos. Algo de lo mucho que ofrece Oficina de entrenamiento de objetos vagos, una muestra participativa con punto de partida en las piezas de Sebastián Gordín, uno de los más destacados artistas contemporáneos argentinos, que anoche quedó formalmente inaugurada en Central de Procesos, Av. del Libertador 16.208, San Isidro. Hasta el 3 de agosto, inclusive, y con entrada gratuita.

“Estamos orgullosos de contar con Gordín y sus piezas en esta nueva experiencia que tal vez refleje como ninguna otra el espíritu de Central de Procesos. El de ponernos frente a dispositivos que nos habilitan a transitar los caminos creativos de los artistas, sendas que nos interpelan, sinuosas, brumosas y hasta desconcertantes”, dijo Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura de San Isidro, bajo cuya órbita está Central de Procesos.

Desconcierto inicial con dos “bibliotecarias”, detrás de un escritorio, que invitan a pasar. Y ahí nomás, en vitrinas, las piezas de Gordín en estado latente, como semillas por activar, a la espera de que el público las tome. Con cada una de ellas con sus correspondientes fichas con poéticos textos manuscritos de Gaia, hija del artista, y Vanna Andreini, que valen de inspiración.

“Lo que me ocurre en el taller se reproduce acá, esa especie de estado gris en el que inicialmente no se sabe bien qué hacer con lo que se tiene en mano. Me interesa mucho la reacción del público, sobre todo la de las escuelas, y celebro que esto ocurra. Hay una necesidad del público de entrar en contacto con ciertas experiencias que en general ni los artistas, que estamos muy crípticos, ni los centros de exposiciones o culturales, ni las galerías ni los museos están proponiendo”, expresó el ganador del Primer Premio Adquisición de la Fundación Federico Jorge Klemm (2018), homenajeado en 2014 con una retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, respecto de una iniciativa totalmente nueva y desafiante para él.

Piezas realizadas o intervenidas por este eximio e inclasificable artesano de episodios en pequeña escala donde lo anormal se filtra en lo ordinario, y que por alguna razón no incorporó a sus obras, iban anoche en las manos cuidadosas del público, de las vitrinas a las mesas de entrenamiento.

“Estamos con mi marido imaginando. Nos pareció gracioso este objeto con todo este plumerío arriba. Se ve que hubo gente que lo eligió antes y también opinó. Vamos por otro”, sostuvo Alejandra Lasco, arquitecta y vecina de San Isidro, que escribió en su ficha El campo, el viento, la lluvia está por llegar.

Fichas que se apilan con escritos y dibujos del público, y completan la experiencia colectiva. “Me gustó este ajedrez tan especial. El tema del poder que trepa pero finalmente cae. Todos caen, el rey, la reina, los peones”, comentó Patricia Almeyda, artista del Bajo de San Isidro, a poco de manipular las figuras en ese tablero distribuido en una escalinata.

Un transmisor telegráfico y un set de aisladores cerámicos telegráficos, otro de ladrillos con tres tamaños, piezas de tornería, una caja con maderas en chapas de colores y teñidas. Todo al alcance de la mano. “El primero que agarré fue un set de imanes que me llevó a pensar, y jugar, con los polos opuestos, lo negativo y lo positivo, el rechazo y la atracción”, dijo Juan Andrés Pera (34), guardavidas y cocinero, al tiempo que abría los cajones de una especie de cómoda que propone un sujeto y una acción para armar la propia historia.

Varitas mágicas para ilusionarse y monedas vírgenes con una ficha sugerente, Cuando Alejandro, que todavía no era grande, decidió iniciar la campaña de Persia, llenó sus bolsillos de monedas no forjadas aún. Esperaría sus primeras victorias para retratarse en ellas y enviar su cara orgullosa hasta los pueblos pastores). Monedas para intervenir que nos disparan interrogantes. ¿Dónde está el poder, para qué sirve la guerra, qué es el éxito, todo se compra, qué es lo verdaderamente importante?

 

+ Esta experiencia, de lunes a viernes, de 9 a 12 y de 14 a 18, y los sábados, de 14 a 18, está abierta a toda la familia y cuenta con visitas especiales para las escuelas y establecimientos educativos de la zona.

+ Informes, centraldeprocesos@sanisidro.gov.ar

 

San Isidro, 26 de abril de 2019